Un examen en el aula

Un examen en el aula de 2º de BUP

Son las 11:00h de la mañana y a pesar de haber más de 30 personas, no se escucha ni un susurro. Todos los alumnos miramos un folio que tenemos en el pupitre. Es un examen de Lengua.

 

Un examen en el aula

 

Y con estas frases y un puñado de palabras quiero meterte dentro de la historia.

 

Porque una de esas alumnas soy yo.

Esa fue la mañana en la que hice por primera vez un «cambiazo» en un examen de Lengua.

Vamos, que me saqué una chuleta más grande que mi jeta y me copié sin ningún pudor.

 

Aunque no lo parezca es todo un logro en ingeniería picaresca.

 

Notaba la mirada del profesor en la nuca.

Me giré sutilmente para ampliar mi campo de visión y analizar la situación.

Genial.

El profe no mira.

 

Un examen en el aula

 

Un, dos, tres… saco el folio ya escrito con la chuleta que traigo de casa.

Mientras tanto, me pongo a escribir intentando emular una normalidad y tranquilidad que claramente no tengo en mi cuerpo.

O sea, me quiero morir de los nerviosssss…

 

Me estaba copiando y lo sentía como si estuviese cometiendo un asesinato de triple grado. Si me pillaban, iría directa a la silla eléctrica.

 

Pues todo esto que te estoy contacto lo recordé la semana pasada cuando quedé con una propietaria para ver su casa y ponerla a la venta.

 

¡Uf! qué sudores, qué calores, qué inquietud en las piernas…

«Yo no volvería a esa época»

¡Caray! qué estrés, qué traumas. Te prometo que todavía tengo pesadillas con los exámenes.

Ese miedo a fallar, a cometer errores. Los suspensos, los bolígrafos de color rojo indicándote dónde lo habías hecho mal.

¡Uf! Un examen tras otro…

 

Un examen en el aula

 

Todo lo que aprendí en esa época se me olvidó

Y claro, esto lo sabes tú y lo sé yo, pero para aprender, tienes que hacer y equivocarte.

Y creo que hay que tener espacio para equivocarte sin dramas, sin sentirte mal.

 

Nadie nace aprendido y al que se le ocurrió poner un examen como método de evaluación educativa debería haberle engullido un tiranosaurio rex.

Hubiese sido un canapé bien rico.

 

De ahí mi insistencia en hacer pedagogía con lo de preparar la casa para venderla.

Quiero que mis clientes aprendan haciendo y por supuesto equivocándose.

 

Aquí te dejo un atajo si no quieres calentarte la cabeza para conocer algunos trucos de cómo preparar tu casa para venderla.

En fin.

Cómo poner a punto tu casa para venderla en poco tiempo

 

Una reunión, un examen

En la reunión que mantuve con mi nueva clienta, ella me contó que puso a la venta su casa hace bastante tiempo y o conseguía venderla.

Pues, hete ahí que me siento como una profe de antaño corrigiendo uno de los ejercicios de un alumno difícil.

 

Resulta que ella había heredado la casa familiar y la puso a la venta tal cual como la dejaron sus padres: «congelada en el tiempo».

Ni se planteó cambiar nada, por temas sentimentales o por los que sea, da igual.

Lo que digo siempre en estos casos es que, en el momento que entras en el mundo comercial y de venta, tienes que cambiar el pensamiento y tu visión.

Ponerse en la perspectiva del comprador, no en la tuya y ni en la de tus familiares que habitaron la casa.

 

Un examen en el aula

 

Tienes que ponerte a pensar qué es lo que les gustaría encontrarse cuando visitan tu casa:

 

¿Un museo de regreso al pasado?

¿Un diaporama de cómo vivía allí tu familia?

¿Una exhibición de vanidad para que se vea el estilo de vida?

¿Quizá un museo antropológico de costumbres?

 

O, tal vez prefieres que:

 

Vean el espacio disponible.

La luminosidad de los espacios.

Sueñen cómo sería su estancia allí.

Deseen estar para construir un hogar.

Se imaginen cómo sería su vida allí.

 

Básicamente tienes que pasar un examen

Y la pregunta es:

¿Por qué tu casa sigue en venta después de tanto tiempo?

¿Por qué tu casa sigue en venta?

 

Si no quieres que tus posibles compradores sientan que visitan una galería de arte costumbrista, no dejes la casa para venderla tal y como la obtuviste.

Piensa en darle un toque actual, despersonaliza quitando toda la decoración y las fotos de las personas que allí vivieron.

Honra su memoria y si intimidad no exhibiendo su estilo de vida y sus costumbres.

 

Haz que la casa enamore a quien la visita realzando el espacio

Aprovecha la luz y crea una nueva disposición de los elementos quitando todos aquellos que se coman el espacio.

Quita sillas, deja solo las indispensables, mueve las mesas de lugar o suprímelas.

 

Los muebles oscuros tipo mural agobian demasiado. Cámbialos por otros minimalistas de color más claro.

Quita las lámparas o focos y coloca en su lugar lámparas más modernas económicas con un diseño funcional.

 

En la cocina y el cuarto de baño, plantéate modificar algunos muebles o pintarlos con esmaltes o lacas especiales que le dan un toque actual.

Y quita los electrodomésticos viejos, aunque funcionen, porque dan una sensación de envejecimiento debido al desgaste.

Esto se nota mucho por el cambio de color de los bordes o manetas, así como, si tiene gotas de grasa incrustada.

 

Un examen

 

Es fundamental que los que visitan tu casa se sientan cómodos moviéndose por todas las estancias.

Además, que no noten demasiado el paso del tiempo, sino que, a pesar del tiempo que tiene, la casa está cuidada.

Todo esto, junto con algunos detalles de ambientación casual, como ambientadores o algunas telas o cojines nuevos, harán que tu casa se luzca.

De este modo conseguirás que te hagan una oferta de compra.

Y aprobarás el examen.

 

¿Te ha gustado?

Si quieres seguir recibiendo novedades y noticias regístrate pulsando el botón SUSCRIBIR

Por otra parte, si quieres consultarme sobre la disponibilidad de los inmuebles que tengo en venta,

habla conmigo pulsado sobre la foto

Pulsa para contactarme

Si lo prefieres por WhatsApp, pulsa en el icono

Habla conmigo

Estaré encantada de ayudarte a vender tu casa o piso lo antes posible y al mejor precio

Gracias por leer hasta aquí, si te gusta lo que has leído y quieres recibir las nuevas publicaciones en tu email,

suscríbete a mi blog.

Pulsa este botón:

Paloma medina
Paloma Medina

Whatsapp CONTACTA CONMIGO

Estaré encantada de hablar contigo personalmente y estudiar tu caso.
paloma@palomagestion.es

Este sitio web utiliza cookies para que usted tenga la mejor experiencia de usuario. Si continúa navegando está dando su consentimiento para la aceptación de las mencionadas cookies y la aceptación de nuestra política de cookies, pinche el enlace para mayor información.plugin cookies

ACEPTAR
Aviso de cookies
Paloma Gestión
Enviar

¡MANTENGÁMONOS EN CONTACTO!

Me encantaría contar contigo

¡No hago spam! Lee la política de privacidad para obtener más información.

¿Nos mantenemos en contacto?

Me gusta conocer gente, contar y que me cuenten experiencias.

Suscríbete a mi blog y no dudes en proponer temas, comentar y participar.